VIVIR EN EL PRESENTE

La mayoría de nuestras preocupaciones y ansiedades vienen de pensar en el pasado y planear (o presumir) el futuro. En otras palabras, de no vivir en el presente.

Muchas veces pensamos en lo que tuvimos, perdimos y sufrimos o disfrutamos en otros tiempos, y comparamos esas experiencias – para bien o para mal – con nuestro presente. 

Otras veces queremos anticipar qué traerá el mañana o cómo podremos controlar nuestra vida de manera que obtengamos lo que tanto ansiamos o evitemos lo que nos asusta.

En esta reflexión constante sobre lo que fue y lo que puede ser, nos perdemos de lo único que realmente existe: el ahora.

La práctica de vivir en el ahora usualmente nos regala calma, y con esa calma viene el disfrute, la salud y el avance espiritual.

Vivir en el presente 

¿Cómo podemos adaptarnos a dejar el pasado atrás y el futuro incierto, y concentrarnos en el presente?

Voluntad y disciplina

Cada vez que nos demos cuenta que estamos pensando en algo que ya pasó (así sea hace media hora) o que irá a pasar, hagamos el esfuerzo consciente de cambiar nuestra atención hacia dónde estamos ahora.

Suena simple pero no lo es tanto a la hora de ponerlo en práctica.

Sin embargo, nos ayuda a darnos cuenta lo mucho que nos alejamos del momento presente y gastamos energía en cosas que están fuera de nuestro control.

• Rituales

A veces es necesario empezar poco a poco.

Una manera de ir creando el hábito de vivir en el presente es planear rituales.

Por ejemplo, decidir que los primeros cinco minutos después de que nos despertamos en la mañana, los vamos a dedicar en el presente – sintiendo el calor y comodidad de las sábanas, estirándonos y reconociendo cada parte de nuestro cuerpo y abriendo poco a poco los ojos para apreciar nuestro cuarto y cada elemento que existe en él.

En vez de planear el día, y pensar qué va a comer de desayuno, qué tiene pendiente en el trabajo o cómo resolverá ese problema pendiente, dedíquese 5 minutos a estar en el presente.

Poco a poco puede ir incorporando más rituales.

Un par de minutos de vez en cuando bastan.

Cuando se sienta estresado, respire profundo y piense que en este momento, este segundo, usted está bien – está vivo, está en este lugar. Disfrute.

Entendimiento no es resignación

Escuchamos mucho que “todo pasa por una razón.” De acuerdo.

Pero esto no significa resignarse a perder control sobre su existencia.

Al contrario! Es tomar el control sabiendo que existen fuerzas superiores que son magistrales e inmensamente sabias y que cualquier cosa que vivimos tiene su explicación y lógica en un plano mucho mayor a nuestra visión.

Usted está donde debe estar! Concéntrese en ese momento para poder aprender la lección y seguir adelante.

Respire… una y otra vez

Reserve momentos en el día para respirar.

No hay nada más real que la vida, y la vida se expresa en nuestra respiración.

Lo que fuimos ya no existe, y lo que seremos es incierto.

Pero en este momento, usted está vivo y respira… ahora.

Concéntrese en los movimientos rítmicos de su respiración… no tenga prisa.

Por cinco minutos sienta el aire ingresar por su nariz, y bajar lentamente hasta llegar a sus pulmones y llenarlo de vida.

Haga el recorrido de exhalación también.

Tenga cuidado de no dejar que sus pensamientos lo lleven a algún otro momento.

Medite

La meditación es un recurso inmenso y valioso.

Aprovéchelo! 

Aprenda a meditar o a usar mantras que le enseñen a saborear el presente.

Escuche música 

Puede ser música espiritual o simplemente su canción favorita.

Concéntrese en la melodía y en cada sonido.

No se preocupe de quién la canta, dónde está el cantante o qué significa la letra.

Simplemente escuche y sienta la música, que en este momento es su realidad.

El Dios en usted y a su alrededor

Un ejercicio útil para concentrarse en el presente es concentrarse en el Dios de todo y todos.

Empiece por usted mismo.

El Dios en mis manos, el Dios en mis ojos, el Dios en mis labios…

Siga con su alrededor: el Dios en el sol, el Dios en el aire, el Dios en la flor.

No se trata de un ejercicio religioso, y no se preocupe por el significado superior de Dios.

Es una metáfora de la vida que se encuentra a su alrededor y en usted mismo, que vibra ahora… y eso es lo único real en este momento.

Recuerde que entre más desarrolle la capacidad de estar en el presente, menos ansiedad y preocupación tendrá sobre lo que pasó o pasará, y por ende podrá vivir en calma y de manera más saludable.

Desee ese regalo!

QUE ES MINDFULNESS O ATENCIÓN CONSCIENTE?

Se habla mucho de mindfulness últimamente, un término en inglés que en español podría traducir a algo así como atención consciente o atención plena.

Pero, qué es realmente mindfulness?

A qué se refiere este término?

En términos generales, mindfulness se refiere a un estado de consciencia.

Es un concepto que se usa en espiritualidad, nutrición y psicología.

En espiritualidad, sobre todo en Budismo, mindfulness muchas veces se refiere a la capacidad de alguien para vivir en el presente, entrando en contacto con su esencia pura, lo cual aleja toda distracción y permite al individuo conectarse con aceptación y entrega al "ahora".

En psicología, mindfulness es un concepto similar, pero esta vez aplicado, que se usa para reducir el estrés, la ansiedad y dolor crónico.

Mindfulness requiere intención, un esfuerzo consciente por conectarse con lo que ocurre en este instante y lo que nos rodea en este momento.

Cuando tu mente está en todas partes y en ninguna, eres solo mínimamente consciente de tus pensamientos, y éstos son capaces de vagar libremente, sin control.

Estas haciendo varias cosas, pero no hay una intención, un propósito. Y precisamente ese propósito es la parte más importante del minfulness.

Cuando no practicas mindfulness en lo que haces, y por tanto no hay un propósito claro en tus actos, todo en tu interior vaga libremente, acuden emociones o pensamientos a tu mente, centras tu atención en una cosa, al azar, luego en otra, también al azar, no hay control de tu estado interno, estás a merced tanto de los estímulos externos como internos, como si estuvieras en un mar que te lleva de un lado a otro, saltando de ola en ola, de una corriente a otra.

Cómo practicar mindfulness a diario

El mindfulness se refiere a la conciencia plena, al estar presente con mente y corazón en cada momento de la vida, prestando atención a lo que nos sucede interna y externamente. 

El mindfulness requiere nuestra intención y despertar el interés por lo que nos sucede en cada instante al igual que lo que sucede a nuestro alrededor.

Es conectarse con el aquí y el ahora.

Practicar mindfulness tiene beneficios comprobados para nuestra salud física y mental.

Existen hoy en día múltiples estudios científicos que demuestran los beneficios de la conciencia plena en nuestras vidas.

Estos beneficios incluyen la reducción de los niveles de estrés, mejorar el rendimiento escolar o profesional, restructurar el cerebro para prevenir enfermedades mentales, alivia los síntomas de depresión y ansiedad, ayuda en la rehabilitación de las adicciones, ayuda a la pérdida de peso, combate el insomnio, entre muchos otros.

¿Cómo practicar mindfulness a diario?

Esta es una guía para vivir en conciencia plena.

Comer atentos. 

¿Cuántas veces devoramos nuestros alimentos sin pensar un segundo en qué comemos, cómo reacciona nuestro cuerpo y cuánto realmente necesitamos?

A la hora de comer, concéntrese en los sabores y olores y disfrútelos.

Observe sus alimentos y distinga colores y texturas.

Note cómo su cuerpo se siente al comer estos alimentos... ¿se siente energizado y satisfecho o lento, somnoliento y demasiado lleno?

¿Está comiendo porque su cuerpo lo necesita o porque está deprimido o ansioso?

Note cómo comer con mindfulness le ayuda a balancear su dieta, controlar su peso y quedar más satisfecho.
 
Escuche atentamente.

 ¿Qué tanto presta atención a lo que los demás le dicen?

Muchos pensamos que sabemos escuchar pero la verdad es que mientras alguien nos cuenta algo estamos revisando el teléfono, repitiendo mentalmente la canción en la radio, pensando en lo que tenemos pendientes u observando algo en nuestro entorno. 

Haga el esfuerzo por mirar a los ojos a la persona que habla, observe sus expresiones y trate de conectar con las emociones que le expresa con lo que le dice.

"Saboree" cada palabra y siga con cuidado la trama de lo que le dicen.

Sea conciente también de sus reacciones físicas y emocionales de lo quele dicen ...

¿está incómodo?

¿le molesta algo?

¿se siente identificado?
 
Conecte con la tierra. 

Reserve unos minutos para sentarse en su hogar o al aire libre y conecte con los elementos del entorno.

Sienta el aire en su piel, el calor o frío del ambiente, note cómo se siente su ropa sobre su piel, identifique olores y sonidos cercanos y lejanos, vea los diferentes colores alrededor, toque lo que tenga a mano y note cómo se siente. 
 
Sea conciente de emociones y pensamientos. 

No viva desconectado.

¿Cuántas veces nos encontramos enojados o de mal humor y realmente no sabemos por qué?

Al practicar mindfulness con lo que sentimos y lo que nos hace reaccionar, podemos balancear mejor nuestro mundo emocional y prevenir reacciones.

Viva presente cada momento y note si quizás fue la mala noticia en la televisión, o un ruido constante de fondo lo que le tiene ansioso.

Quizás está malhumorado porque se despertó súbitamente o la está afectando el clima.

Conéctese con el instante y verá cómo sus emociones se nivelan.
 
Respire concientemente

Reserve unos momentos para concentrarse en su respiración.

No la manipule ni fuerce, sólo note cómo está respirando -

¿profunda o superficialmente?

¿Con esfuerzo o facilidad?

¿Desde el estómago o el pecho?

Si está pasando por algún momento difícil o de estrés, vierta su atención a su respiración y sólo obsérvela sin dejar que los pensamientos fluyan.

Enfocándose en su respiración, en cada inspiración y expiración, verá cómo su ansiedad o malestar se dispersa.

Entradas populares de este blog

COMO CONSTRUIR EL MAPA DE SUEÑOS

CRISTALES Y REIKI

SECRETOS DE LAS PERSONAS QUE TRANSMITEN ENERGÍA POSITIVA