SANACIÓN CUÁNTICA ESPIRITUAL

Como funciona?

Descubrimiento  La "memoria" de nuestras células:

El contacto entre las células de nuestro cuerpo y cualquier agente, interno o externo a nuestro cuerpo, puede cambiar las funciones y del comportamiento (hormonas, neurotransmisores, las drogas, incluso la misma luz) se produce por la activación de receptores específicos en la membrana de superficie de las células.

Las moléculas que estimulan GPCRs no están presentes en niveles constantes en nuestros cuerpos, sino que sufren cambios con el tiempo.

Algunos, como ciertos neurotransmisores u hormonas, son secretados de una manera pulsátil.

Otros siguen un ritmo circadiano, como la TSH tiene un pico en las primeras horas de la mañana.

Por tanto, podría suponerse que la internalización puede permitir que las células prolonguen la respuesta a una molécula dada, incluso después de su salida.

En este sentido se podría hablar de "memoria" del receptor.

“La memoria en las células” recoge su experiencia personal de vida y presenta diferentes maneras de hacer conscientes las capas más profundas y menos registradas de experiencias del pasado que dejaron marcas en nuestros cuerpos físico, mental y emocional.

Abrirnos a esta información y liberar nuestra memoria celular nos ofrece la posibilidad de transformar ese desafío en un don para la vida.

Si reducimos una célula hasta el nivel del átomo, veríamos que está conformada por haces sutiles de lo que se ha llamado "info-energía."

Esta info-energía incluye la información física, mental, emocional y espiritual que proviene de toda la experiencia de vida, herencia genética y generaciones pasadas. Nada de lo que experimentamos, escapa de quedar impreso y grabado dentro del holograma celular, en la forma de memoria.

Lo que comúnmente llamamos "memoria celular" es el campo energético celular colectivo, generado por estas memorias celulares individuales.

Candace Pert, Jefa del Área de Bioquímica Cerebral de la Clínica de Neurociencia del National Institute of Mental Health en los Estados Unidos, estudia como la neuro-química influencia la salud humana.

Ella expresó recientemente, que "reprimir las emociones negativas pueden ser causales de enfermedades.

El no expresarlas apropiadamente, nos provoca 'cocernos en nuestra propia salsa."

Cada cambio en el pensamiento produce una vibración en el cuerpo mental, la cual, cuando se transmite al cuerpo físico, genera actividad en la materia nerviosa del cerebro.

Esta actividad en las células nerviosas produce muchos cambios eléctricos y químicos en ellas.

La causa de estos cambios no es otra que la actividad del pensamiento.

células inmunológicas, las que te protegen del cáncer y de las infecciones, están literalmente vigilando cada pensamiento tuyo, cada emoción, cada concepto que emites, cada deseo que tienes.

Cada pequeña célula del sistema inmunológico, produce las mismas sustancias químicas que produce el cerebro cuando piensa.

Esto lo hace todo muy interesante, porque ahora podemos decir que las células inmunológicas son pensantes.

La Dra. Candace Pert (ex Jefa de Biología Molecular en el Instituto Nacional de Salud) es a quien más se le debe la comprensión de lo que es la mente, lo que es el cuerpo, y lo que es el espíritu (si quieren llamarlo así).

Hace bastante tiempo descubrió las endorfinas y consecuentemente los neuropéptidos, que actualmente han sido estudiados por cientos y miles de científicos.

Ella fue quien primero demostró que cuando pensamos, o sentimos, o nos emocionamos, o deseamos algo, eso se transforma inmediatamente en una molécula.

Cuando la célula le "habla" al resto del cuerpo no resulta inferior al cerebro en cuanto a la calidad de lo que dice.

Al igual que éste, debe correlacionar su mensaje con otros miles de billones, tiene que participar en miles de intercambios químicos cada segundo y, lo que es más importante, su ADN es exactamente igual al de cualquier neurona. 

En consecuencia, el más diminuto de los impulsos de la inteligencia es tan inteligente como el mayor de ellos.

Cada célula es un pequeño ser vivo, "sabe" todo lo que almacenamos, archivamos y tenemos escondido y oculto que se despierta al "recordar" en lo invisible", a su manera, antes de venir a este planeta.

Se realizó un estudio para ver el Efecto del Toque Terapéutico (Reiki o sanación ) sobre la proliferación de células humanas normales en cultivo, comparadas con tratamiento falso o no tratadas.

Se trataron células de tendón y óseas.

El tratamiento duró 2 semanas y los tratamientos de Toque Terapéutico, se aplicaron durante 10 minutos por día.

La evaluación: Los resultados, que fueron publicados en dos revistas científicas, proporcionaron nuevas evidencias de que existe un campo de energía poderoso que, canalizada a través de las manos humanas, puede influir sobre los procesos a nivel celular.

Es interesante notar que el Dr. Becker llevo a cabo sus estudios en varias partes del mundo y en diferentes culturas, subrayando el hecho de que Reiki no impone creencias de ningún tipo y puede ser usado por cualquier persona, sin importar sus creencias religiosas ni espirituales.

Esta neutralidad lo hace particularmente apropiado para tratamientos médicos.

Una de las singularidades de Reiki radica en que la capacitación para practicarlo se consigue a través de una sintonización.

Reiki tampoco debe ser guiado por la consciencia del terapeuta, sino que se guía a sí mismo, sin servirse para ello de la energía personal del terapeuta.

Sabiendo esto nos preguntamos entonces cómo funciona la sintonización y el tratamiento de Reiki. .

La sintonización podría despertar un aspecto innato en nosotros, que se mueve a un nivel de inteligencia superior en relación a la totalidad, el bienestar y la curación.

Dado que esa inteligencia no es parte de nuestra consciencia, podría decirse que ella llega a nosotros desde una fuente supraconsciente.

Al principio el paciente sentirá su cuerpo relajado, debido a la relajación profunda que conlleva la Curación Cuántica, esa paz aflorará en la mente y, entonces, la sensación física se intensifica de manera que el cuerpo experimenta una especie de oleada o balanceo, como si cada célula se impregnara de Conciencia Pura.

En este punto la mente puede atravesar largos períodos de "pensamiento libre".

El Reiki (Energia Universal) cura al pasar a través de la parte afectada de nuestro campo energético, elevando el nivel vibratorio dentro y fuera de nuestro cuerpo físico, donde se alojan sentimientos y pensamientos en forma de nódulos energéticos, que actúan como barreras para nuestro flujo normal de energía vital, reduciendo nuestra calidad de vida.

En casos de deficiencia ocurre un vacío energético que igualmente impide que los órganos se nutran y funcionen adecuadamente, creando igualmente un patrón de enfermedad.

Dado que la energía universal no conoce tiempo ni espacio, el Reiki puede utilizarse en presencia y a distancia, para eventos del pasado, del presente y del futuro.