LIMPIEZA ENERGÉTICA PERSONAL

Los pensamientos y las emociones son frecuencias vibratorias que se proyectan hacia fuera, hacia el entorno.

Algunas de estas vibraciones pueden ser beneficiosas y otras pueden ser perjudiciales para nosotros.

Lo importante es detectar aquellas que nos hacen daño y saber cómo transformarlas para mantener nuestros diferentes cuerpos alineados energéticamente.

 

¿Cómo saber si necesitamos una limpieza energética personal?

¿ Alguna vez has estado de muy buen humor, hasta que te has encontrado a alguien que ha volcado miles de quejas sobre ti? o quizá ¿has entrado en algún lugar donde has sentido una energía muy estancada y oscura?

Cuando nos ocurre algo así, nuestro estado de ánimo disminuye y nos pasamos el día intentando, por todos los medios, volver a elevar nuestros niveles de energía tratando de quitarnos de encima la mala vibra que se nos ha quedado pegada… en ese momento necesitamos una limpieza energética personal!

Nuestra sociedad es bastante hábil para mantener un ambiente sano y nos enseña una serie de normas de higiene personal.

Todo el mundo sabe que debe bañarse con regularidad, lavarse los dientes y las manos, además de limpiar la casa, organizar y ordenar, sacar la basura, etc.

Nuestros cuerpos energéticos requieren el mismo cuidado y nosotros hemos de ser conscientes de la importancia de sentirnos en armonía y en equilibrio.

Durante todo el día estamos expuestos a todo tipo de energías y podemos llegar a sobrecargarnos y saturarnos.

Esto puede conducirnos a estados de fatiga, ansiedad, cambios de humor, estados alterados del sueño, etc.

Y con el tiempo incluso nos podemos enfermar.

¿Se hacían limpiezas energéticas en las antiguas culturas tradicionales?

Muchas culturas antiguas y tradiciones religiosas realizaban rituales de limpieza energética ( y todavía las hacen) para ayudar a restablecer la energía de personas, lugares y objetos.

Las tradiciones americanas nativas quemaban Salvia para hacer estos rituales de equilibrio y purificación, en la cultura tibetana utilizaban Cuencos de metal que hacían sonar con una maza para armonizar el lugar, mientras que en occidente se hacía sonar el repique de campanas de bronce y se utilizaba el incienso en el entorno eclesiástico para conseguir un ambiente fresco y limpio.

¿Cuándo es el mejor momento para hacer una limpieza energética personal?

Cualquier momento es bueno para hacer una limpieza energética personal.

Cuando nos sintamos saturados, atascados, o cuando suframos un cambio importante en nuestra vida como puede ser un cambio de casa, el inicio de un nuevo proyecto personal o cuando queramos reestructurarnos a nivel profesional o comencemos algún reto nuevo.

Realmente la respuesta a esta pregunta es “ Cuando sintamos que lo necesitamos “.

¿Cómo hacemos una limpieza energética personal?

En primer lugar, cualquier ritual de limpieza debe comenzar con una intención clara y simple.

Centrándonos en la limpieza de la energía negativa y empujándola hacia fuera de nuestro espacio y nuestra mente.

Hay varias maneras de limpiar nuestros cuerpos físico, emocional y espiritual, lugares, ambientes y objetos.

Métodos a seguir para una limpieza energética personal

1 –  A través de la respiración consciente:

Si nos queremos hacer una limpia es importante relajarnos y hacer algunos ejercicios de respiración consciente para interiorizar y conseguir un estado de calma.

La respiración consciente es una respiración regular, pausada y profunda.

Se trata de inhalar y exhalar de forma continua, sin parones ni espacios, y siempre por la nariz.

Al cabo de unos minutos notaremos como nos invade un estado de bienestar, que con la práctica, nos proporcionará una mejora de nuestra calidad de vida.

Una forma de realizar una limpieza energética personal es practicando esta respiración consciente unos minutos cada día, mientras visualizamos que con cada inhalación nos cargamos de vibraciones positivas y con cada exhalación eliminamos los pensamientos negativos que nos envuelven.

¡¡Cada día nos sentiremos mejor !!

2 – Creando una burbuja de protección:

Hay personas que son especialmenteempáticas e intuitivas.

Cuando esto ocurre, es muy común que otras personas se acerquen a ellas a contarles sus experiencias, y en ocasiones, suelen expresarles sus vivencias negativas, ya que sospechan que pueden entenderles.

Son personas capaces de ponerse en el lugar del otro haciendo que se sientan reconfortados.

Si este es tu caso, ¡¡debes protegerte!!!

Cada mañana al levantarnos imaginaremos una luz blanca que se conecta con nuestro ser y nos rodea, desde los pies hasta la cabeza.

El color blanco es pureza y por tanto, es altamente protector.

Al rodearnos de esta burbuja blanca estamos  eliminando cualquier energía negativa que nos aceche y a la vez nos protegemos de cualquier otra que quiera traspasarla.

Es una técnica muy común y efectiva.

3 – A través del Sonido/vibración:

Otro método de limpieza espiritual personal es a través de una música inspiradora que se consigue gracias a la vibración que producen instrumentos como los cuencos de cuarzo, el didgeridoo, los cuencos tibetanos, los tambores oceánicos, la sansula y la voz.

Las elevadas vibraciones que se producen en estas sesiones nos envuelven internamente expulsando cualquier mala energía que pueda mermar nuestro estado de ánimo.

Es una técnica muy potente, ya que el sonido vibracional llega a lo más profundo de nuestro ser y nos guía hacia estados de armonía y equilibrio.

Esta técnica purifica tanto a las personas que reciben la sesión de sonido, como el lugar donde se realice el concierto. Incluso al músico que imparte y hace sonar los instrumentos.

Lo único que tenemos que hacer nosotros es tumbarnos, relajarnos y estar receptivos a iniciar un viaje sonoro muy especial.

Si podemos contar con la ayuda de algún amigo o terapeuta, estas técnicas pueden completarse a través de un sahumerio.

La otra persona puede sahumarnos envolviendonos con el humo que produce la quema de alguna planta o resina protectora como son la Salvia y los Copales, que podemos encontrar en Copalosanto, para reforzar nuestra limpieza y ayudar a armonizarnos y equilibrarnos a todos los niveles.

Existen otras técnicas de sanación y limpieza espiritual que nos pueden ayudar a obtener un mayor bienestar en nuestra vida, como la práctica del Reiki y la asistencia a temazcales o inipis, que os contaremos más adelante.