¿POR QUÉ UNAS PERSONAS APRENDEN MÁS RÁPIDO QUE OTRAS?

Los porqués de que las personas llevemos a cabo el proceso de aprendizaje de manera diferente es lo que ha motivado a científicos de la Universidad de California, la Universidad de Pennsylvania y de la Universidad Johns Hopkins, para dirigir una investigación que ya tiene resultados.

¿En qué consistió el experimento?

Los responsables del proyecto diseñaron un estudio a través del cual se podían medir las conexiones entre las distintas regiones del cerebro de los participantes, que se sometieron al aprendizaje de un sencillo juegoconsistente en la reproducción de una serie de notas codificadas por colores. En total, se expusieron de manera repetitiva seis secuencias predeterminadas de diez notas cada una.

Durante el proceso, se examinó la respuesta cerebral de los voluntarios, quienes después tuvieron que reproducir las secuencias que se les había mostrado lo más rápidamente que posible. Del mismo modo, los participantes tuvieron que practicar en casa y regresar a la sala de investigación a las dos, cuatro y seis semanas para así dejar constancia de los avances en el dominio de la tarea.

Entre los participantes, quienes tuvieron que aprender una secuencia de notas codificadas por colores, hubo notables diferencias en la velocidad del aprendizaje

Los científicos confirmaron que entre los sujetos, hubo quienes retuvieron las secuencias musicales inmediatamente y que otros en cambio, tardaron algo más de tiempo, demostrando un aprendizaje gradual.

Conclusiones del estudio

Tras las pruebas puestas en marcha, los investigadores establecieron varias cosas. Por un lado, que las zonas del cerebro que se encargan de procesar lo que vemos y el sistema motor presentaron, durante la primera fase del experimento, una conectividad muy acusada. Sin embargo, a medida que avanzaba la investigación, con el consecuente aprendizaje de las secuencias por parte de los participantes, ambas regiones fueron denotando un mayor grado de autonomía.

Por otra parte, se puso de manifiesto que quienes aprendieron más rápido, registraron una menor actividad neuronal en la corteza frontal y en la corteza cingulada anterior; es decir, en las zonas que no estaban relacionadas directamente con el proceso de identificación de las notas ni con el de presionar las claves.

Las personas capaces de desconectar los centros de control cognitivo registran un aprendizaje más veloz

Según los promotores de la investigación, el estudio desvela que los centros de control cognitivo, o lo que es lo mismo, el área del cerebro que permite la anticipación y el establecimiento de objetivos y la capacidad para llevarlos a cabo de forma eficiente, son fundamentales para el desempeño de tareas complejas pero al mismo tiempo, pueden resultar un obstáculo para la realización de otras más sencillas. Por ese motivo, las personas capaces de "desconectar" esas partes del cerebro, se beneficiarán de un proceso de aprendizaje más breve.